Real Academia Nacional de Farmacia

Mesa Redonda: “¿Serán los fármacos una grave amenaza para el agua potable en un futuro próximo?”

fotoEl pasado jueves, 6 de junio de 2019 a las 18,30 horas la Real Academia Nacional de Farmacia y la Fundación José Casares Gil , de amigos de la RANF tuvieron el honor de organizar la la Mesa Redonda con título: “¿Serán los fármacos una grave amenaza para el agua potable en un futuro próximo?”

 

 

Ver Sesión

Apertura del Acto
Excmo. Sr. D. Antonio L. Doadrio Villarejo
Presidente de la Real Academia Nacional de Farmacia

Ponentes
Ilmo. Sr. D. Eduardo Costas Costas, Académico Correspondiente de la Real Academia Nacional de Farmacia

Resumen

Dr. Eduardo Costas
¿Serán los fármacos (y otros contaminantes emergentes) una grave amenaza para el agua potable en un futuro próximo?

Aunque la Tierra llama la atención por la cantidad de agua líquida que contiene, la cantidad total de agua es poca y de ella apenas el 1% es agua dulce continental. A lo largo de la historia, la humanidad aprovechó el agua de las cuencas de los ríos. Pero esto tiene un problema: el agua que bebemos en la parte media y baja de los ríos ya ha pasado por el cuerpo de otros humanos y animales.

Así, durante muchos años, beber agua fue un riesgo para la salud (hasta el punto de que dar cerveza a los niños se consideraba una práctica adecuada). Beber agua produjo entre 3 y 5 veces más muertes que todas las guerras juntas. Solo a partir de 1904 empezamos a tener, en los países más avanzados agua de abastecimiento segura, gracias a los procedimientos de cloración inventados por el Dr. John L. Leal (1858-1914). Se estima que la cloración del agua salvo más vidas que los antibióticos.

Los modernos procedimientos de cloración, floculación, sedimentación y filtración del agua permiten que dispongamos de ingentes cantidades de agua de calidad (a la que damos poco aprecio, hasta el punto de utilizarla en las cisternas de nuestro WC). Pero en un siglo, el cambio global, debido al ingente crecimiento y desarrollo del mundo se plantean nuevos retos para el agua de abastecimiento.

Es muy posible que los contaminantes emergentes, entre ellos los fármacos, acaben con el modelo tratamiento de agua que tanto éxito ha tenido en los 100 últimos años. Actualmente las estaciones depuradoras de aguas residuales y las depuradoras de aguas potables capturan menos del 11% de los fármacos y otros contaminantes emergentes entre los que destacan cocaína y opiáceos (bebemos el 10% de la cocaína total consumida), disrruptores hormonales, microplásticos, protectores solares, herbicidas y pesticidas y amianto entre otras.

En el agua potable de algunas ciudades se han medido hasta 23830 ng l-1 de ibuprofeno. Pero también abundan otros analgésicos y antiinflamatorios, antidepresivos, betabloqueantes adrenérgicos, antiepilépticos, modificadores de lípidos, broncodilatadores. Un caso preocupante lo constituye la cantidad de antibióticos que aparecen en el agua potable y que podrían estar asociados a problemas de resistencia.

La exposición continuada a estos contaminantes emergentes del agua, con interacciones y sinergias desconocidas es un problema creciente que tiene muchas posibilidades de empeorar.

Prof. Dr. D. Javier Ruiz Segura, Profesor de Investigación del CSIC (Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía)
Consultor de la Unión Europea para programas internacionales de investigación acuática.

Resumen

Dr. Javier Ruiz Segura
El cauce bajo del Guadalquivir: un rio humanizado e incapaz de mantener la salud ambiental y humana

Las aguas del cauce bajo del Guadalquivir han incubado a las civilizaciones más avanzadas en el neolítico ibérico. Agricultura, ganadería, navegación o el propio consumo de las poblaciones encontraron en estas aguas el substrato adecuado para el progreso humano. Pero la propia actividad humana ha creado importantes modificaciones de este cauce. Navegación o agricultura, entre otros sectores, han transformado este cauce en el que se producía un contacto íntimo entre agua y tierra, con grandes beneficios para mantener la calidad del agua, en un territorio más cercano a un canal recto que al tramo final de un río con sus meandros y marismas.
La presa de Alcalá del Río, junto con otras infraestructuras, han sido devastadoras para mantener la calidad de las aguas. Son el origen de unos niveles de turbidez que están entre los más altos de los grandes ríos del mundo, con una inhibición de la producción primaria que resultan en anoxia e hipercapnia que dañan la biodiversidad y que afectan no sólo a la salud ambiental sino también a la humana.
En las condiciones actuales, el deterioro del funcionamiento natural de este ecosistema le impide amortiguar amenazas como las del cambio climático o la introducción de contaminantes emergentes, incluyendo los fármacos; al contrario, la situación actual magnifica estas amenazas.
No se puede responsabilizar a los que realizaron estas transformaciones, pues entonces no existía el conocimiento científico suficiente para prever las consecuencias de las mismas. Sin embargo, en la actualidad, no existe justificación para tomar decisiones que no estén basadas en el conocimiento. La potencia de la ciencia nos proporciona hoy el suficiente conocimiento, o las herramientas para generarlo, para mejorar la situación actual y evitar aún más deterioros con decisiones equivocadas.

Fotos

Información de Contacto · Real Academia Nacional de Farmacia

Dirección: Calle de la Farmacia 9-11.

28004 Madrid. España. ver mapa

Teléfonos: +34915310307 / +34 915 223 147   |   Fax: +34 915 310 306   |   Correo: Contacto por Email

Horario: Lunes a Jueves (no festivos) de 9:30h a 14:30h y de 15:30h a 21:30h.

Acceso or Registro

LOG IN

Registro

User Registration