Real Academia Nacional de Farmacia

"Cuando una amiga se va"

image25Palabras homenaje de nuestra Académica de Número  la Excma. Sra. Dña. María Cascales Angosto en honor de la Excma. Sra. Dña. Margarita Salas. "CUANDO UNA AMIGA SE VA"

No quiero dedicar estas líneas hablando de Margarita Salas como científica, quiero plasmar aquí otro aspecto de su personalidad, el que deriva de la verdadera amistad, porque yo he tenido la enorme suerte de ser una de las amigas más asiduas en la vida familiar de Margarita...

seguir leyendo

 CUANDO UNA AMIGA SE VA
No quiero dedicar estas líneas hablando de Margarita Salas como científica, quiero plasmar aquí otro aspecto de su personalidad, el que deriva de la verdadera amistad, porque yo he tenido la enorme suerte de ser una de las amigas más asiduas en la vida familiar de Margarita
Nuestra relación más profunda surgió en la Mesa del Instituto de España: Ella era la Presidenta y yo la Representante de la Real de Farmacia. Aunque nos conocíamos desde mucho tiempo antes no habíamos tenido ocasión de fomentar nuestro trato personal. Fueron tiempos duros para Margarita porque en esta época perdió a Eladio, su marido y en las idas y venidas a San Bernardo 49, ella me confiaba sus más íntimos sentimientos ante la pérdida del compañero de su vida.
Nuestras respectivas vidas fueron un poco paralelas: las dos escogimos la Bioquímica como base de nuestras profesiones, ella en el grupo de Alberto Sols y yo en el de Angel Santos Ruiz y Federico Mayor, las dos estuvimos en los EEUU a mediados de los sesenta, ella en Nueva York con Severo Ochoa y yo en Kansas City con Santiago Grisolía. Las dos pertenecimos al CSIC. Y tomando como base la faceta de “pioneras”, las dos ingresamos como primeras mujeres en una de las Reales Academia del Instituto de España: yo en la Real de Farmacia y ella en la Real de Ciencias
Mi relación con su familia fue muy intensa. Su madre, doña Margarita Falgueras, andaluza y espléndida mujer, congenió conmigo desde el primer momento, tanto, como para decirme que le agradaba mucho que yo fuera amiga de sus hijas. También conocí a su hermano Pepe, también bioquímico, que nos dejó prematuramente. Recuerdo una vez, de las muchas, que me invitaron a comer en su casa de Valdemorillo, donde yo era la única invitada y compartí la mesa con toda la familia. Entre nosotros reinaba la alegría, y hasta Pepe, que era hombre de pocas palabras, estuvo simpático y animado.
Otro paralelismo entre Margarita y yo fue que tanto ella como yo tuvimos la gran suerte de disfrutar de nuestras madres hasta edades muy avanzadas. La mía vivió 98 años y la suya 101, casi 102. A menudo comentábamos complacidas, que poder disfrutar de nuestras madres tanto tiempo era un “lujo”.
¡Cuántos buenos ratos hemos pasado juntas¡. Nos reuníamos por cualquier motivo un grupito de cinco o seis mujeres: su hermana Marisa, Lucía, su hija, la más que amiga Pilar Urruticoechea, ella y veces mi hermana Pilar. Los fines de semana íbamos al teatro, a conciertos, al ballet de María Pages, a veces al cine, etc. Alguna que otra tarde nuestra diversión consistía en merendar “tortitas con nata”.
También algunos domingos asistíamos con ella a alguna toma de posesión en la Academia Española. Motivo de alegría era cuando celebrábamos sus premios y condecoraciones, que eran numerosos. Por ejemplo, cuando le concedieron la medalla Echegaray invitó también a mi hermana Pilar y asistimos a la Academia de Ciencias a la sesión presidida por Los Reyes Eméritos
A pesar de que en el Instituto de España siempre apoyó las actividades que yo proponía (la colaboración entre las tres academias científicas, con Pedro García Barreno y Domingo Espinós), ella y yo colaboramos en una Monografía de los Premios Nobel, en la correspondiente al año 2016
Y en Cartagena, mi ciudad natal, organicé un curso, con la incondicional ayuda de Juan Ángel Álvarez Gómez, cartagenero ilustre y amigo mío, tomando como tema precisamente los Premios Nobel de aquel año. En ese curso tuve la inmensa suerte de contar con intervención de Margarita Salas y Federico Mayor, entre otros. El Alcalde José López Martínez nos facilitó financiación y se sintió muy orgulloso de recibirlos y convocó a la prensa cartagenera y murciana. Dicho curso tuvo una gran repercusión en la red
También en Plasencia, Margarita intervino en una apertura de curso en el Centro Asociado de la UNED, invitada por mi gran amiga Consuelo Boticario, directora y creadora de dicho centro. Posteriormente la misma Consuelo la propuso para Doctora Honoris Causa, acto que se celebró en la UNED en Madrid hace algunos años.
La proximidad de nuestras casas hacía fácil mi relación con Margarita, Lucía y Marisa. Lucía estrenó casa y como su afición era la cocina, otro aspecto que demuestra el afecto de ellas hacia mí, era invitarme a comer casi todas las semanas. Lucía me llamaba: María hoy tenemos cocidito, y yo aceptaba encantada, a pesar de que con ello no guardaba la línea. A la semana siguiente eran lentejitas y así ...
Algo que no puedo dejar de comentar es cuantas veces fuimos invitadas al Palacio Real a los conciertos de los Stradivarius. Y aquí entra en escena un amigo de Margarita y extraodinaria persona: José Peris Lacasa. Amigo de Severo Ochoa. Es digno de destacar que José Peris, musico y compositor, discípulo de Carl Orff fue invitado por el papa Benedicto XVI el día de San José de 2010 para tocar ante él su obra “Las siete últimas palabras de Cristo en la cruz para cuarteto de cuerda y voz, adaptación de la obra original de Haydn” . El Papa también se llamaba José. Margarita, Pilar Urru (como la llamábamos en confianza) y yo fuimos invitadas por el Papa para ir a Roma y asistir a tal acontecimiento. Todavía guardo la invitación del Papa. Pero, como el hombre propone y Dios dispone, con el billete de avión en el bolsillo, no pude ir porque dos días antes amanecí con un herpes zoster que me atacó el ojo. Margarita y Pilar y el propio José me contaron con todo detalle lo ocurrido. Fue una ocasión única en mi vida que me perdí.
Los que la conocíamos, sus amigos, sabíamos que Margarita era una mujer “muy verdad”. Sencilla, afectuosa, entrañable, que daba mucho valor a la verdadera amistad y afecto. Extraordinariamente correcta en su trato, era comunicativa cuando estaba en confianza: nos contaba sus preocupaciones, sus alegrías y también sus penas. Era, además, de las personas que tenía una importantísma cualidad: “sabía escuchar” ..... Muy aficionada a la música a la buena lectura y al arte en general,
Las Navidades del 2011, que yo estaba muy triste por haber perdido a mi madre y no quería ir a ningún sitio, ella no consintió que yo me quedara sola y se empeñó en invitarme esa noche a su casa y estuve con ellas, y ellas: Margarita, Marisa y Lucía, me acompañaron en mi pena.
Podría seguir comentando porque han sido muchos años de trato intenso y continuado ....
Estuve a verla un par de días antes de su muerte, la encontré muy mal, aunque con su cabeza perfecta. Angustiada llamé a Flora de Pablo, amiga del médico que la trataba... Fue la misma Flora quien me comunicó su muerte. Aunque la había visto tan mal, no me hacía a la idea de tal desenlace. Nunca te lo esperas.
Voy a terminar estas palabras con una famosa canción sevillana que demuestra muy bien mi estado de ánimo, y expresa justo lo que yo siento ahora: “algo se muere en el alma cuando un amigo se va”
Nos quedan tantos recuerdos, recuerdos y añoranzas.

María Cascales Angosto
De las Reales de Farmacia y de Doctores

Información de Contacto · Real Academia Nacional de Farmacia

Dirección: Calle de la Farmacia 9-11.

28004 Madrid. España. ver mapa

Teléfonos: 91 531 06 07 / 91 531 65 51   |   Correo: Contacto por Email

Horario: Lunes a Jueves (no festivos) de 9:30h a 14:30h y de 15:30h a 21:30h.

Acceso or Registro

LOG IN

Registro

User Registration